Recuerda de seguirnos en Facebook y Twitter. Y no te olvides de dejarnos tus comentarios
Dr. Diego Torres | Nuestra Gente

Dr. Diego Torres | Nuestra Gente

¿Dónde nació?

Mi certificado de nacimiento dice que nací en el Hollywood Memorial Hospital en Hollywood, FL. Mi madre fue a visitar a su mejor amiga cuando entro en labor de parto. Al día siguiente me llevó de vuelta a nuestra casa en Miami donde crecí y viví durante los siguientes 22 años.

¿Cuéntanos un poco acerca de su familia, de dónde son, cuándo y cómo emigraron a los EE.UU?

Mi madre nació en el pueblo de Regla en la provincia de la Habana, Cuba. Ella era una adolescente cuando el ejército revolucionario de Castro instauro en Cuba el comunismo. Mi abuelo era el administrador del Royal Bank of Canadá y disfrutó de una buena vida. Un día después de la escuela, ella vino a casa, la encontró destrozada y sus padres encarcelados. Los botones y los bolsillos de sus ropas fueron arrancados. Un taxista se ofreció a llevarla a encontrar a sus padres. Llamo a las cárceles y fingió que era una “camarada” hasta que alguien le dijo donde estaba su familia. Para hacer la historia corta, se presentó en la cárcel y convence a los soldados para que liberaran a sus padres. Ella salió de Cuba con su madre en avión a Miami el 05 de febrero 1962. No se les permitió sacar mucho. Cuando llegó a Miami solo tenía suficiente dinero para llamar a su tío que los reclamara y comprar un periódico en busca de trabajo. Inmediatamente consiguió un trabajo en una tienda de corbatas ganando $1 por hora. Mi abuela encontró un trabajo a los pocos días. Ella pasó de tener una criada en Cuba a ser empleada en una tienda. Ellos nunca pidieron asistencia del gobierno. A mi abuelo no se le permitió salir de Cuba durante 11 años después de Castro confiscó los bancos. Finalmente se reunió con su familia en Miami el 11 de Enero de 1973, en mi primer cumpleaños.

Mi madre trabajó muy duro, siempre avanzando por sí misma, por los próximos 40 años más o menos. Ayudó a sus amigos a conseguir trabajo en la tienda de corbatas cuando llegaban de Cuba, en alguna de sus diferentes locaciones en todo Miami. Luego pasó a trabajar en una farmacia que fue donde conoció a mi padre. A las parejas casadas no se les permitía trabajar en la misma empresa, por lo que ella decidió tratar de usar sus estudios en administración de empresas para iniciarse en el sector bancario. A través del entrenamiento en el trabajo y cursos por correspondencia puso su pie en la puerta, como un procesador de préstamos. Ella se abrió camino con diligencia hacia la vicepresidencia de un banco local de Miami. Finalmente se retiró hace unos años y sigue viviendo en Miami. Creo que es el ejemplo de la resistencia que me ayudó a través del arduo camino de la educación médica.

Mi padre nació en la localidad de Güines en la Provincia de la Habana, Cuba. Estaba estudiando medicina en la universidad de La Habana, cuando él y mis abuelos volaron a Miami en octubre de 1962 en uno de los últimos vuelos permitidos a los EE.UU. Poco después , se enlisto en el Army y sirvió durante casi dos años. Después de conocer a mi madre estudió para ser profesor de matemáticas. Siempre destacó en mí la importancia de una buena educación. La educación se convirtió en su vida, y él me inculcó una voluntad de querer siempre aprender. Con el tiempo se ganó el título de Especialista en Educación para convertirse en un consejero de la escuela y se retiró del sistema escolar después de más de 30 años de servicio.

¿Cuáles son algunos de los recuerdos de la infancia?

Yo tuve una gran infancia. Había mucho ejemplo y apoyo de mis padres y abuelos. Recuerdo que cuando me gradué del sexto grado, me gané un bono de ahorro de EE.UU. por tener las mejores notas de mi clase. Cuando dijeron mi nombre mi madre saltó arriba y abajo como un niño pequeño. ¡Ella me abrazó durante tanto tiempo que casi no podían darme el premio! Fue muy embarazoso para mí, pero ella estaba tan orgullosa.

Yo crecí en una comunidad multicultural, en las afueras de Miami. Tenía amigos latinos, afroamericanos y caucásicos. Tengo maravillosos recuerdos de jugar al aire libre durante todo el día hasta la noche. Tuvimos el tipo de barrio donde se podía jugar al fútbol, ​​kickball y béisbol en la calle y todos los vecinos sabían quién eras, de vez en cuando salían a ofrecer bebidas y golosinas a los sudorosos niños. Mi deporte favorito para jugar en la calle era el fútbol americano.

Vi todos los juegos de los Miami Dolphins y los Miami Hurricane con mi padre (era muy entretenido porque el era muy animado y maldecía la televisión en su muy mal Inglés), luego yo salía y reunía suficientes amigos para jugar.

También pasé muchos fines de semana en casa de mis abuelos en el verano. Yo soy hijo único, así que muchas veces creaba cosas para jugar solo. Recuerdo hacer bolas de papel y jugar en el patio como si fuera un partido real de béisbol. Hice las bases y todo. Si golpeaba la bola sobre la cerca, yo corría alrededor de las bases con las manos en el aire como quien golpeó un homerun. Luego me gustaba entrar y escuchar los partidos de béisbol en la radio con mi abuelo. El Boxing también era muy popular cuando yo era joven. Yo pretendía que era un boxeador y hacia caja de sombra durante diez rounds de 3 minutos, a veces hacia como si había tumbado a mi oponente para yo poder descansar. Mi parte favorita de alojarse en su casa era la cocina de mi abuela. Su carne asada, arroz con pollo, arroz con frijoles negros, plátanos maduros fritos y el flan eran mejor que en cualquier restaurante. Estas son sólo algunas de las muchas cosas que ella hizo con amor.

Los viajes en familia a Disney World son también algunos de mis recuerdos favoritos, excepto por la vez que me perdí por seguir a un hombre en una multitud que se parecía a mi padrino. Me quedé donde estaba y, finalmente escuché gente gritando mi nombre y me encontraron. Creo que tenía 7 u 8 años de edad. A pesar de eso tuvimos un gran viaje. Estoy agradecido de tener la oportunidad de volver a vivir esos recuerdos maravillosos que pase con mi familia.

Por último, he de mencionar 2 viajes increíbles que mi madre me llevó cuando yo era un niño. Ella me llevó a Europa durante 3 semanas cuando yo tenía 13 años y aunque la mayoría de las veces me preguntaba dónde estaba el McDonald más cercano, todavía estoy muy agradecido por la oportunidad de ver el Museo del Louvre y los numerosos castillos y monasterios de España y Francia. Mi padrino alquilo un coche y recuerdo recorriendo esos hermosos países. En una ocasión nos detuvimos a un costado de la carretera y tuvimos un picnic en un campo hermoso con baguettes, quesos y mortadela. ¡Qué Rico! También nos perdimos tratando de encontrar un restaurante, así que nos detuvimos en un pequeño lugar en la playa. Los pescadores estaban trayendo peces que acababan atrapar y fue una de las mejores comidas que tuvimos durante todo el viaje. Cuando tenía 15 años, mi madre me llevó a hacer un recorrido por el Oriente. Empezamos en Tokio, Japón y pasamos 3 semanas viajando a Hong Kong, China, Tailandia, Singapur, Penan y Bali. Vimos muchos templos y jardines hermosos. Adaptarse a la comida y la cultura era una aventura, pero me alegro que lo hiciéramos.

¿Háblenos de su educación, dónde y por qué decide estudiar medicina?

Yo sabía que quería ser médico desde que era muy joven. Mi madre dice que me gustaba hablar de eso desde que tenía 7 años de edad. Nuestro médico de cabecera, el Dr. Jorge Padilla, era latino, y muy amigo de mis padres. Ellos lo conocian antes de ir a la escuela de medicina, por lo que yo sabía que él estudió durante mucho tiempo para convertirse en médico. Cuando iba a su consultorio podía ver a la gente salir con un sentido de confianza, sabiendo que iban a sentirse mejor. Tenía las revistas médicas en su sala de espera que me gustaba leer y tratar de entender los artículos, yo me decía que un día iba a utilizar este conocimiento para ayudar a la gente. Estudié mucho para obtener buenas calificaciones en la escuela secundaria, y luego me especialicé en Pre-Medicina en la Barry University en Miami Shores. Luego fui aceptado en Howard University College of Medicine en Washington, DC, donde me gradué con mi licenciatura de doctor en medicina en 1998. Después de la escuela de medicina, fui aceptado en el Tallahassee Memorial Family Practice Residency Program. Me gradué del programa de tres años en 2001.

¿Ha recibido algunos reconocimientos o premios?

Me concedieron una beca Presidential Academic Scholarship para asistir a la Barry University, que paga la mitad de la matrícula. En Barry, fui aceptado en el programa de Apoyo a la Investigación Biomédica Minoritarias, durante el cual fue publicado y presentado en congresos científicos nacionales mi investigación sobre las proteínas del tumor y el cerebro con Alzheimer. Mi último verano de la universidad fui aceptado en una pasantía de investigación de la Stanford University College of Medicine en Palo Alto, California, donde estudié la resistencia de las células cancerosas a la radiación.

También fui galardonado con una beca académica para estudiar medicina en la Howard Univeristy College of Medicine que ayudó a pagar por los libros y parte de la matrícula. Desde que me gradué de la escuela de medicina y residencia, he aprobado el examen de la Junta de Medicina Familiar que me permite ser un diplomado de la American Board of Family Medicine. También he publicado un artículo original sobre los suplementos a base de hierbas, así como ensayo personal relacionada con la medicina. Soy el dueño y CEO de Aba Family Medicine, LLC que es el nombre de mis abuelas. Estamos en nuestro 10 º año de existencia. Hace unos años se me pidió para convertirme en profesor auxiliar clínico en la Florida State University College of Medicine y he estado enseñando a los estudiantes de medicina en mi práctica privada desde entonces. Yo también soy investigador principal de un sitio de investigación y propiedad hispana, he participado en la Fase II, III y IV de los ensayos clínicos de nuevos casos de diabetes, colesterol, enfisema, asma, neuropatía, y medicamentos para la artritis.

Dr torres y esposaHáblenos de su esposa e hijas
Con una gran sonrisa en su rostro nos cuenta.

Mi bella esposa Carrie es increíble. Ella es de Kentucky. Ella tiene un corazón muy grande y es una persona genuina. Es la persona más ingeniosa y aventurera que conozco. Puedo hacer y lograr cualquier cosa con ella… ella es el ying para mi yang. Ella me mantiene conectado a tierra y se asegura de que me tome el tiempo para oler las rosas. La conocí un año y medio después de mudarme a Ormond Beach. Ella trabajaba para una compañía farmacéutica y como yo tenía tantas deudas de la escuela de medicina sólo pudimos comprar nuestra casa de sus sueños porque ella trabajaba muy duro. Hoy en día, todavía trabaja más duro que nunca. Ella es voluntaria como jefe de mi oficina, en la casa nos prepara para el trabajo y la escuela todos los días, revisa las tareas, prepara las comidas, y se asegura que nuestro hogar sea nuestro castillo. No puedo decir lo mucho que aprecio su apoyo. Ella es mi reina.

Nuestra primera hija, Anabella, tiene 8 años. Ella es mi pequeña Cubanita. A través de los años la he visto como mi madre y yo cuando yo era niño. Su sonrisa puede iluminar una habitación. Ella es más reservada como yo, pero cuando se abre es el alma de la fiesta. Ella está recibiendo las mejores calificaciones en la escuela y está sobresaliendo en las clases de baile y tenis. Sus maestros reiteran lo inteligente y amable que es y cómo ayuda a los demás de su clase. Estoy muy orgulloso de ella.

Mi hija menor, Emma, ​​ tiene 4 años. Se parece a mi esposa. Me hace reír y está tan llena de vida. Ella ama a su hermana lo que me alegra el corazón. Ella quiere ser médico como su padre. Si su hermana mayor se cae, ella sostiene su mano y va a buscar la bolsa de hielo en el congelador. Cuando ella llega a casa del médico le gusta mostrarme sus venditas y calcomanías. Ella intenta muy duro mantenerse al día con su hermana, por lo que también la hemos puesto en las clases de ballet y tenis y siempre nos sorprende. Sus profesores también están sorprendidos de lo que puede hacer a su edad y lo amable que es para con los otros. Soy muy afortunado de tener estas hijas maravillosas.

Dr tores y familiaCreo que lo que realmente me gusta de mis hijas es que ellas no tienen miedo de probar cosas nuevas, porque cuando yo era niño siempre fui así. Son muy adaptables y no se quejan mucho. Han ido de senderismo e incluso canopy con nosotros. ¡Incluso treparon una pared de roca en la feria de la escuela! Somos capaces de hacer tales recuerdos inolvidables porque son tan maravillosas. Logran que la vida sea interesante y divertida.

¿Conservan español en su familia?

No tanto como debería. Me avergüenza decir que para cuando llego a casa del trabajo, es hora de ir a cenar, y poner a las niñas en la cama. Les leo a ellas y el poco tiempo que paso con ellas trato de hacerlas felices. Mi esposa es maravillosa porque ha aprendido a cocinar comida cubana y mis niñas lo disfruten tanto como yo. Les encanta el lechón asado, los plátanos maduros fritos y los frijoles negros. Son conscientes de su patrimonio principalmente a través de mi madre, que le encanta contar historias sus días de gloria de Cuba. Tengo que hacer un mejor trabajo de enseñarles español y mantener la cultura de la familia.

Háblanos de tu trabajo.

Tengo mi consultorio particular donde les doy atención médica primaria a cerca de 3.000 pacientes. Sus edades oscilan de 7 a 100 años. Ofrezco atención preventiva, atención aguda, y la estabilización de enfermedades crónicas como la hipertensión arterial, diabetes, enfisema, asma, enfermedades del corazón e insuficiencia cardíaca congestiva. Cada día trato de evitar los ataques cardíacos, accidentes cerebro vascular, insuficiencia renal y otras enfermedades que amenazan la vida. También me aseguro de que los adultos y los niños mantienen una óptima salud global mediante la promoción de hábitos saludables y revisiones anuales. Yo soy capaz de ejecutar muchas pruebas en mi oficina por lo que ayuda a mantener los costos bajos para mis pacientes.

Como proveedor de servicios médicos, ¿cuál es su opinión sobre la Ley de Asistencia Asequible?

Creo que el concepto de tratar de hacer que la atención médica sea más económica es una buena idea. Sin embargo, siento que son demasiados cambios a la vez. Lo que quiero decir es que tiene que ser juzgado en los mercados más pequeños vs nacional a la vez. Esa es la forma de recopilar datos para ver cómo las cosas pueden funcionar en una escala más grande. No creo que todos estamos bien informados de lo que implica. Los requisitos que el gobierno ha puesto en las compañías de seguros y la gente ha provocado el pánico, especialmente entre los ancianos que han visto que miles de millones de dólares han sido tomados de Medicare para ayudar a financiar la ACA. Muchos de los planes de ACA tienen deducibles muy altos o puede cubrir sólo una visita al año. La gente tiene que leer sus pólizas muy bien. Lo que no entiendo es por qué poner a las aseguradoras como requisitos el cuidado de maternidad a una mujer de unos 50 años. Esto ha causado que las compañías de seguro canceles sus pólizas a miles de pacientes para no ser forzados a cambiar sus pólizas. Yo no veo que las pólizas de seguro serán más accesibles (baratas), y si no tenemos una seremos penalizados por eso. No creo que forzar a la gente a comprar un seguro es lo correcto. El ¨impuesto¨ a los ciudadanos por no tener póliza de seguro hará que el IRS estará monitoreando nuestras vidas, relacionado con salud o no. Ellos tendrán acceso a cosas sobre ti que nunca fueron imaginables en el pasado. La otra cuestión es que podemos soñar con expandir el cuidado médico, pero sin más doctores es un punto muerto. Necesitamos incentivar a nuestros jóvenes estudiar medicina, no hacer más difícil practicar.

¿Cuáles son algunas de sus metas y aspiraciones?

Siempre he querido ser el mejor padre, esposo, médico y maestro que puedo ser. Eso es todo. Sólo espero que pueda sacar la fuerza que mi familia ha ejemplificado en sus caminos para que me ayude en la mía. Yo ruego tener la fuerza para ser un buen padre y siempre inculcar valores en mis hijas que incondicionalmente duren toda la vida. Yo ruego la fuerza para mejorar siempre en ser un buen marido y tener el sentido común para darme cuenta de que nunca hay un fin en lo que puedo mejorar. Ruego que pueda mejorar en mi oficio todos los días sabiendo que nunca será perfecto. El cuerpo humano es demasiado complejo y todavía tenemos mucho que aprender. Ruego que yo pueda enseñar a un estudiante sólo una cosa que va a salvar una vida o seguir alentando en su viaje para practicar el tipo de medicina que la gente merece. Por último y lo más importante, yo deseo que mis obligaciones profesionales, que siempre pensé que eran tan importantes, no se interpongan en el camino de mi familia, porque ellos merecen siempre ser el foco de mi atención. Todo lo demás fuera de ellos es… como dicen en aquí, es salsa.

¿Puede dar un mensaje a los lectores de Mi Orgullo Latino?

A pesar de nuestros problemas aquí, éste sigue siendo el mejor país del mundo. Esta es la tierra de las oportunidades, y fue fundada por personas que buscan la libertad y el derecho a la prosperidad. Mi padre era un maestro, así que siempre estaba de acuerdo con el cliché de que los niños son nuestro futuro. Yo reto a la comunidad latina, especialmente a nuestros jóvenes, a soñar. Soñar en grande. Sólo escuchar a aquellos que son positivos y eliminar relaciones tóxicas de su vida. Aspirar a convertirse en algo importante para su comunidad. Los latinos podemos ser una minoría, pero no somos inferiores. Somos abogados, médicos, ingenieros, químicos, empresarios. Deje que sus sueños y su fe en Dios se convierten en uno, y la carroza al éxito le esperara.

Dr. Diego Torres
Aba Medical Center
325 Clyde Morris Blvd Ste 320
Ormond Beach, Florida 32174-8179
(386) 676-2367

Scroll To Top