Recuerda de seguirnos en Facebook y Twitter. Y no te olvides de dejarnos tus comentarios
Conozca Sus Derechos y Defensas

Conozca Sus Derechos y Defensas

Ante La Corte De Inmigración: Conozca Sus Derechos y Defensas

Por Abogada Silvia ManzaneroSilvia Manzanero

Encontrarse ante la Corte de Inmigración significa, tanto para personas presentes en los Estados Unidos sin autorización o documentación legal como para residentes permanentes o condicionales de este país, un justificado temor no sólo a ser deportados, sino también, y en la mayoría de los casos, a ser separados de sus familiares, en ocasiones indefinidamente.

Las leyes de inmigración estadounidenses permiten una serie de defensas para individuos que hayan recibido una citación “Notice to Appear” para aparecer ante un juez de inmigración. Es fundamental que personas en proceso de deportación o remoción conozcan tanto sus derechos como las defensas, para las cuales puedan cualificar dependiendo de los hechos específicos del caso.

Ante todo, el individuo citado a aparecer en la Corte de Inmigración tiene el derecho de ser representado por un abogado licenciado u otra persona autorizada. El representante debe examinar detenidamente los detalles relevantes del caso y asegurarse de que en ningún momento se ha cometido ninguna violación del debido proceso legal. Esto incluye una minuciosa evaluación de las alegaciones y cargos presentados por el Departamento de Seguridad Nacional; de la manera en que la persona fue notificada sobre la citación en la Corte; de la historia inmigratoria de la persona – incluidas las fechas de entrada y salida de Estados Unidos, contactos con autoridades de inmigración, peticiones o aplicaciones pendientes, aprobadas, o negadas por la agencia de inmigración; de la existencia y naturaleza de cualquier arresto y/o cargos penales así como su disposición judicial; y de los vínculos familiares de la persona en Estados Unidos, entre otros detalles importantes.

Una vez realizada tal evaluación, la persona en proceso de deportación y su representante podrán discernir las posibles defensas disponibles en el caso.

Por ejemplo, si el individuo fue admitido en los Estados Unidos, permaneció más tiempo del periodo autorizado y está casado con un ciudadano americano, una posible defensa sería al ajuste de estatus, el cual incluiría una petición basada en el vínculo familiar (Formulario I-130) y la aplicación para la residencia permanente (Formulario I-485). Si existe otro motivo, además de presencia no autorizada, por la cual el individuo es considerado deportable, pero que permita la aplicación para una Exención de Causal de Inadmisibilidad (Formulario I-601), el proceso requeriría además demostrar que sin tal exención y consecuente deportación de la persona, su familiar u otros familiares determinados sufrirían un perjuicio o daño extremo. Este proceso combinaría trámites a completar a través de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (aprobación de la petición por familiar extranjero I-130) como la terminación del proceso frente la Corte de Inmigración.

Una variación del escenario anterior sería si la persona no fue originalmente admitida en los Estados Unidos, sino que entró sin autorización, y donde no existe otro motivo por el cual el individuo es inadmisible. En este caso, una vez aprobada la petición basada en vínculo familiar (Formulario I-130), el individuo o su representante haría una petición a la Corte de Inmigración para que el proceso se cerrase administrativamente (“administrative closure”) y solicitaría una Exención Provisional por Presencia Ilegal (Formulario I-601A). Tras la aprobación de la Exención Provisional I-601A, se pediría que el proceso de deportación se reabriera y se terminara, permitiendo al individuo salir de los Estados Unidos y obtener una visa de inmigrante a través del proceso consular. Las tramitaciones en este último paso se realizarían a través de la embajada o consulado estadounidense en el país de origen del individuo.

En casos donde el individuo en proceso de deportación o remoción entró a los Estados Unidos hace más de diez años sin autorización, no tiene un familiar que pueda solicitar una petición por familiar extranjero (Formulario I-130), pero si tiene otros familiares determinados cuyas circunstancies económicas, académicas, de salud física o mental, etc., son tales que sufrirían un daño excepcional y extremadamente inusual en caso de su deportación, la defensa podría consistir en la denominada cancelación de la deportación o remoción y ajuste de estatus a residente permanente. Esta defensa requiere además que la persona no haya sido condenada por una felonía agravada, y que pueda demostrar buen carácter moral. Obtener este recurso es discrecional. Será el juez de inmigración quien, basado en los hechos específicos del caso, hará un balance de los factores favorables y desfavorables del caso para determinar si el caso es meritorio o no de la cancelación de la deportación o remoción.

Además, existen defensas basadas en el interés humanitario como el asilo, la retención de la exclusión, y protección bajo la Convención en contra de la Tortura (CAT por sus siglas en inglés), así como en la protección de poblaciones vulnerables, incluidas víctimas de violencia doméstica, víctimas de ciertas actividades criminales, y víctimas de tráfico de personas.

Finalmente, es importante recordar que entre las medidas presidenciales que el Presidente Obama aprobó el pasado 20 de Noviembre del 2014, se encuentra la ampliación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés) y la creación del nuevo programa de Acción Diferida para la Responsabilidad Parental (DAPA por sus siglas en inglés). Estos programas – anteriormente descritos en la edición #16 de Mi Orgullo Latino -constituyen una defensa para aquellos individuos que se cualifiquen y que se encuentren en proceso de deportación o exclusión. Así mismo, bajo la nueva política de detención y exclusión de inmigrantes indocumentados del Departamento de Seguridad Nacional, individuos que no constituyan una prioridad y presenten circunstancias extenuantes podrían beneficiarse de la acción discrecional por parte de los oficiales de inmigración de forma que, por ejemplo, su caso podría ser cerrado administrativamente.

El proceso de deportación o exclusión ante la Corte de Inmigración puede ser prolongado y complejo. Las defensas aquí brevemente descritas son sólo algunas de las disponibles, las cuales dependerán, una vez más, de las circunstancias particulares del caso. El consejo y representación de un abogado licenciado, con experiencia en ley de inmigración, y comprometido puede significar para muchos inmigrantes la diferencia entre permanecer en los Estados Unidos o la separación de los seres queridos.

Atto-Group

David F. Vedder, P.A.
1651 N. Clyde Morris Blvd, Suite 2
Daytona Beach, FL 32117
Phone: 386-274-0044
Fax: 386-274-7577

Scroll To Top