Recuerda de seguirnos en Facebook y Twitter. Y no te olvides de dejarnos tus comentarios
El niño zurdo

El niño zurdo

Ser zurdo no es un problema ni una patología, es una condición que caracteriza alrededor de un siete por ciento de las personas. Los zurdos usan preferentemente su mano izquierda para escribir, recortar, peinarse y para todas las actividades habituales en que es necesario utilizar las manos.

Todos los seres humanos tienen preferencia en el uso de una de sus manos. Esta tendencia se basa en una característica neurológica que se llama “lateralidad”.

El único problema que puede llegar a tener un zurdo es un retraso en la coordinación ojo mano, puesto que el mundo está más bien diseñado para las personas que utilizan la mano derecha y que se pasan los objetos preferentemente con esta mano, por lo que le requerirá más trabajo la coordinación de la mano con el ojo.

A veces a los niños zurdos les cuesta más entender el concepto izquierda-derecha y pueden tener dificultades con el aprendizaje de la escritura inicial.

Una solución para facilitar el desarrollo de la coordinación visual-motora, es aumentar la estimulación con lápiz y papel y tener cuidado de afianzar su lateralidad izquierda, pasándole los objetos para que los tome con su mano izquierda, es decir, respetando su lateralidad que está determinada genéticamente y que no debe contrariarse.

Niño ZurdoSe ha dicho que los niños zurdos son más creativos, porque tienen más conexiones entre el hemisferio izquierdo y derecho, y parece que esto es verdad, ya que hay una gran cantidad de personas zurdas que son artistas y escritores o que tienen otros talentos que suponen creatividad.

Nunca debe presionarse a un niño zurdo para que escriba con la mano derecha, ya que significa contradecir su condición neurológica y algunas investigaciones han determinado que el presionar al niño a escribir con la mano derecha podría acarrearle problemas en el área del lenguaje como tartamudez y además tendrán como consecuencia, un nivel menor de eficiencia motriz.

Algunos niños son ambidiestros, es decir, los padres reportan que son igualmente eficientes con ambas manos. Esta condición es poco frecuente. Una manera de saber cuál es la mano dominante del niño, es hacerlo repartir cartas con ambas manos, la mano con que es capaz de repartir más cartas es la mano dominante.

Si tiene igual habilidad con ambas manos, significa probablemente que es zurdo, porque la presión para escribir con la derecha es muy fuerte y esa estimulación es la que tiende a convertir a los niños o niñas zurdos en ambidextros.

A la mayoría de los niños zurdos la primera etapa de la escritura puede provocarle algunos problemas, porque tienden a escribir de derecha a izquierda, en vez de izquierda a derecha, que es como se lee y escribe en nuestra lengua.

Una manera fácil de acostumbrarse a escribir en la dirección correcta es poner un puntito rojo con una fecha en el lado izquierdo, para que el niño vaya dibujando los números y las letras en la dirección correcta.

En los niños zurdos hay que afianzar más la lateralidad que en los niños diestros, porque como se dijo anteriormente la presión social a usar la mano derecha es tan fuerte que puede confundir al niño y retrasar la adquisición de su lateralidad.

El primer consejo es no hacer sentir al niño distinto por usar preferentemente la mano izquierda y contarle que los niños que usan esa mano tienen la ventaja de ser más creativos.

Por lo general los niños zurdos son alegres, sociables, participativos, movidos, se esfuerzan en sus trabajos de aula, son responsables y curiosamente son casi igual de atentos que de distraídos, suelen ser constantes, ordenados, autónomos, callados, pero también destacan por no finalizar sus tareas escolares dentro del aula, se presentan creativos, son seguros e inseguros, sumisos, introvertidos, hiperactivos, tolerantes, pasivos y suelen mostrarse tensos y alguna vez agresivos…

RECOMENDACIONES:
1. Es necesario ser tolerante con ellos al comienzo de la escolaridad, porque a lo mejor les costará un poco más la lectura y aprender los conceptos derecha a izquierda, pero rápidamente con la enseñanza apropiada superará esta dificultad.
2. Cuando su hijo o hija llegue a los cuatro o cinco años y empiece a usar los conceptos de derecha a izquierda con la mayor frecuencia posible, dígale por ejemplo: “vamos a doblar a la izquierda y ahora vamos a tomar por la derecha” o bien “pásame tu mano derecha” o “¿qué tengo escondido en mi mano izquierda?”. También puede ser útil poner un día una estrellita en su mano izquierda y otro día un punto en la mano derecha para que vaya reconociendo el lado derecho e izquierdo de su cuerpo.

“No los fuerce a ser diestro, respetemos su condición natural”.

La lista de zurdos es interminable, pero como ejemplo de los más destacados se encuentra: Mahatma Ghandi, Albert Einstein, Benjamín Franklin, Alejandro Magno, Julio César, Juana de Arco, Pelé, Mónica Seles y tantos más…

Scroll To Top