Recuerda de seguirnos en Facebook y Twitter. Y no te olvides de dejarnos tus comentarios
Acupuntura, medicina tradicional China. Mitos y realidades

Acupuntura, medicina tradicional China. Mitos y realidades

Dra. Xiomara Mayor, A.P.
www.xiomaramayor.com
786-547-2882

La acupuntura es uno de los sistemas más antiguos de curación que se conoce.
Originario de la China hace más de 5,000 años, llega a Europa en el siglo XVIII y no es hasta el 1973 que después de regresar a Estados Unidos, el presidente norteamericano Richard Nixon de su primer viaje a la China y fascinado por la eficacia de este sistema antiquísimo, lo populariza en Norteamérica.

La medicina tradicional China es un sistema médico completo que trata, diagnostica y previene todo tipo de enfermedades desde tiempos inmemoriales. Ella nos ha ayudado a entender cómo podemos mantenernos saludables si le damos importancia a crear armonía entre la naturaleza que nos rodea y nuestro organismo.

La filosofía de la medicina tradicional China es la de establecer la armonía del organismo con su entorno, muestra como los cambios de estaciones influyen en nosotros, como nuestros sentimientos pueden a veces ser tan nocivos como un alergénico o un alimento contaminado, si nuestras emociones no están en armonía.
Y como una mala alimentación, cualquier enfermedad o exceso de cansancio o desgaste físico, puede lesionar la energía vital, ya sea Yin (agentes internos) o Yang (agentes externos)

Hipócrates decía “Aquel que quiera investigar más sobre medicina, debe proceder en primer lugar a considerar las estaciones del año y los efectos que cada una de ellas nos producen.” La medicina tradicional China nos muestra la importancia que tienen los cambios de las cuatro estaciones en la actividad fisiológica, así como la metodología para regular la actividad espiritual, según los cambios de las cuatro estaciones, así se expone su teoría de que estar bajo las leyes del Tao (Yin /Yang) es vivir, en tanto que invertirlas es morir.

Como el hombre es parte de la naturaleza, su actividad vital sufre cambios según las cuatro estaciones. Por ejemplo en la primavera y verano la energía yang crece y se fortalece al igual que en la naturaleza; en los seres vivos también existe este proceso por lo que en este periodo el hombre debe realizar actividades externas, como acostarse tarde, levantarse temprano, caminar por los parques y cargarse de esa energía dada por la primavera y el verano. Esta energía no debe lesionarse ni destruirse pues se necesita para llenarse de energía vital después de haber salido del invierno.

Durante estas estaciones, el espíritu debe estar alegre, de modo que debe evitarse la depresión. Si esto no se efectúa así, se invierte el proceso de depuración del hígado, órgano que es regido por la energía primaveral. También si en el verano no se cuida esa energía yang que hemos ido recibiendo podemos alterar la energía del corazón de modo que se debilitaría la energía Yang que luego necesitaremos tener para el fresco del otoño por lo que padeceríamos entonces de enfermedades “frías”.

Para ayudar el proceso de armonización del organismo a través de los cambios ambientales, se recomienda:

En la primavera, limpiar las vías digestivas de toxicidad, por medio de la ingestión de fibras, hierbas como la cáscara sagrada o el Tiao Hi, también haciendo ayunos, asistidos con agua.

Los alimentos ideales para esta estación y para ayudar a este proceso de eliminación, son jugos de frutas, vegetales altos en fibras y especialmente ensaladas verdes ya que la clorofila es uno de los agentes más recomendados en esta renovación del sistema digestivo.

En el verano, necesitamos refrescar nuestro cuerpo comiendo muchas frutas con alto contenido de agua, como la sandia, melones, peras, uvas, etc. Las ensaladas debemos ahora prepáralas con aspecto multicolor ya que el color del verano es rojo, también debemos comer algunos granos, pescados y nueces como fuente de proteína, absteniéndonos de ingerir productos lácteos y carnes rojas. Es importante tener momentos de reposo después de la comida más importante del día para no recargar a nuestro corazón e intestino delgado que son los órganos regidos por el verano.

Más adelante, ya al fin del verano, debemos ir preparando nuestro cuerpo para los cambios atmosféricos que se aproximarán. El clima cambia, empezando a sentirse el ambiente más húmedo por lo que se recomienda una dieta a base de alimentos altos en proteínas, como semillas, brotes, granos, hidratos de carbono, pollos y pescados.

La Acupuntura actúa maravillosamente como medicina preventiva ya que al estar los órganos en perfecto equilibrio es que se llega a evitar cualquier desarmonía en el cuerpo no dando así motivo para las enfermedades.

La salud no llega por casualidad, necesitamos trabajar por ella diariamente.

Scroll To Top