Recuerda de seguirnos en Facebook y Twitter. Y no te olvides de dejarnos tus comentarios
Ébola

Ébola

El virus de Ébola no es nuevo, en 1967 salió desde Uganda un cargamento de chimpancés con destino a Europa, laboratorios en Alemania (Fráncfort y Marburgo), y Belgrado esperaba este pedido. Los investigadores comenzaron a hacer sus estudios manipulando los animales sin tomar precauciones especiales. Poco a poco fueron presentando diversos síntomas como fiebre alta, malestar general y dolor de cabeza. Estos síntomas fueron agravándose convirtiéndose en diarreas y vómitos con sangre.

En esa oportunidad se infectaron 31 personas de las cuales murieron 7. Con el paso del tiempo comprobaron que se trataba de un virus nuevo y le dieron el nombre de Marburgo, a este grupo de virus lo llamaron Filovirus, por su forma alargada.

En 1976, apareció un Filovirus muy similar al Marburgo, en Sudan y la Republica Democrática del Congo, fue llamado Ébola por el rio del mismo nombre que estaba en las cercanías del origen del brote. En esa ocasión fue devastador el resultado, de 602 personas infectadas murieron 431.

La epidemia de Ébola de 2014 es el mayor brote epidémico de la enfermedad por el virus del Ébola. Se origino en diciembre de 2013 en Guinea y luego se extendió a Liberia, Sierra Leona y Nigeria. Ha habido casos en España y en Estados Unidos. Hasta octubre de 2014, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que se han registrado 8.400 casos de infectados y 4.033 muertes en todo el mundo a causa de este brote, ocurriendo la mayoría en los países del África Occidental.

El Ébola es una enfermedad infecciosa viral aguda que produce fiebre hemorrágica en humanos y primates (monos, gorilas y chimpancé). Luego del periodo de incubación los síntomas van agravándose pudiendo causar la muerte.

SINTOMAS
El periodo de incubación de esta enfermedad oscila entre dos y 21 días, después aparecen los síntomas del Ébola:

  • Fiebre alta y repentina.
  • Dolor de cabeza.
  • Molestias en las articulaciones y fuertes dolores musculares.
  • Dolor de garganta y debilidad generalizada.
  • Diarrea, vómitos y dolor de estómago.
  • Aparición de una erupción rojiza en la piel.
  • Congestión conjuntival (ojos rojos).
  • Alteración de la función renal y hepática.
  • En algunos afectados pueden observarse hemorragias internas y externas.

TRANSMISION
El virus se propaga en la comunidad mediante la transmisión de persona a persona, por contacto directo con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos.

Es importante destacar que el virus del Ébola no se transmite a través del aire, por lo que la posibilidad de que un viajero se contagie por el aire es casi remota. Aun así, durante los brotes, se recomienda evitar los traslados “no esenciales” a países africanos como Guinea, Liberia y Sierra Leona.

TRATAMIENTO
Cuando ya existe el paciente infectado con Ébola, es imperativo llevar un control estricto de los signos vitales como la frecuencia cardíaca, el pulso, y la presión arterial para evitar un shock en el paciente. Igualmente es tratado con acetaminofen para la fiebre, si tiene hemorragias se le coloca tratamiento por vía endovenosa para evitar la deshidratación.

Actualmente, debido al brote de Ébola que está teniendo lugar en África Occidental, se está procediendo a tratar a algunos pacientes con un suero experimental conocido como Zmapp. Es importante destacar que a algunos enfermos se les está administrando, con resultados positivos, suero hiperinmune (plasma sanguíneo), obtenido de pacientes que sufrieron la enfermedad y la superaron, por lo que su sangre ha creado anticuerpos para combatir la infección.

PREVENCION
A falta de un tratamiento eficaz y de una vacuna humana, la concientización sobre los factores de riesgo de esta infección y sobre las medidas de protección que las personas pueden tomar es la única forma de reducir el número de infecciones y muertes humanas.

  • Los alimentos animales deben estar bien cocidos antes de consumirlos
  • Evitar el contacto físico estrecho con pacientes con la enfermedad y utilizar guantes y equipo de protección personal adecuado para atender a los enfermos en el hogar
  • Lavarse las manos con regularidad tras visitar a enfermos en el hospital, así como después de cuidar a enfermos en el hogar.
  • Los enfermos que mueren por esta causa deben ser sepultados rápidamente y en condiciones de seguridad, o en su defecto incinerarlos.
  • Utilización de guantes y trajes especiales.

Tomado de: Wikipedia.org y abc.es

Scroll To Top