Recuerda de seguirnos en Facebook y Twitter. Y no te olvides de dejarnos tus comentarios
El Sarampión

El Sarampión

El Sarampión es una enfermedad infecciosa y contagiosa causada por un virus, llamado Morbillivirus, que afecta a niños pequeños que no han sido vacunados. Se había estimado para el año 2015 la erradicación de esta enfermedad (por parte de la Organización Mundial de la Salud), pero son numerosos los casos de Sarampión a nivel mundial, que han estado repuntado, debido principalmente al descuido de los padres en no seguir un calendario de vacunación infantil. El Sarampión puede causar la muerte o graves complicaciones.

En Estados Unidos, en el 2014 se reportaron 644 personas con Sarampión en 27 estados. En lo que va del 2015 se han conocido más de 100 casos en todo el país. La mayoría de estos casos están relacionados con el brote originado en un parque de diversiones en California. Pero es sabido que el Sarampión puede llegar a este país cuando los que viven en Estados Unidos y NO se han vacunado viajan al extranjero y se exponen al virus. Igualmente cuando personas con Sarampión ingresan a los Estados Unidos, pueden contagiar a las personas que no se han vacunado, incluso a los niños que son muy pequeños para recibir vacunas.

Síntomas
Los primeros síntomas del sarampión en los bebés y en los niños son: Fiebre elevada, tos, secreciones nasales, dolores de cabeza, conjuntivitis (fotofobia), falta de apetito y erupción cutánea.
Cabe resaltar que al comienzo la enfermedad presenta síntomas parecidos a un resfriado común, al tercer o cuarto día nuevamente la fiebre sube y aparece la erupción cutánea, generalmente se presenta primero detrás de las orejas y en el rostro, luego se extiende por todo el cuerpo.

Transmisión:
El Sarampión es muy contagioso. Se puede propagar cuando una persona infectada con el virus tose o estornuda. Una persona puede contraerlo solamente al estar en una habitación en la que haya estado otra persona con sarampión. Incluso se puede contraer la enfermedad de una persona infectada antes de que ésta presente el sarpullido. Es muy probable que todos lo que NO han recibido la vacuna MMR contraigan la enfermedad si se exponen al virus del Sarampión.

Recomendaciones:
Mantener el niño alejado de personas que no sean inmunes a la enfermedad.
Tratar de mantener el niño en cama durante los primeros días.
Tratar de bajar la fiebre con acetaminofén.
Mantener la habitación con poca luz, los primeros días de la enfermedad, no lo deje ver televisión, porque generalmente suele haber conjuntivitis cuando hay Sarampión y esto hace que haya dolor en los ojos.

Prevención:
La mejor manera de protegerse contra el sarampión es la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (también llamada vacuna triple vírica o MMR). Es una de las inmunizaciones que se aplican sistemáticamente en la infancia. Y se inyecta en el músculo del muslo o en la parte superior del brazo.

Recuerde que el tesoro más grande que se tiene en la vida son los hijos, una muestra de amor hacia ellos es vacunándolos cuando lo requieren, para que tengan una buena salud y por consiguiente calidad de vida. La mejor medicina: la prevención.

Scroll To Top